BENEFICIOS DE VIVIR EN CONTACTO CON LA NATURALEZA

Somos parte de la naturaleza. Sin embargo, la hemos ido modi­ficando, creando ciudades donde cada vez hay más gris y menos verde. La ciudad es un entorno desequilibrado y para recuperar el equilibrio es importante el contacto con la naturaleza.

Si decidimos establecer este contacto son varios los benefi­cios que podemos experimentar, seguramente nuestro nivel de estrés, producto de nuestro estilo de vida, se va a ver reducido. Vamos a sentir más calma y menos ansiedad. Nuestra creatividad va a ser estimulada, vamos a reducir nuestra irritabilidad y mejorar nuestro humor y autoestima.

inesrial_ferpectas_foto1_2

Personalmente cuando estoy en un entorno natural siento que el tiempo se enlentece, me siento relajada y más atenta a lo que sucede en el presente. Estando en contacto con la naturaleza todos los sentidos se despiertan. Sentir el contacto con la tierra, la arena, el agua, el sonido del mar, del viento moviendo los árboles, el olor a tierra, a flores, al mar, la belleza de las flores, árboles y hojas, la inmensidad del mar; todo es disfrutable. Para esto recomiendo sacarnos los zapatos y poner los pies en contacto con la tierra, arena o agua. De esta manera empezamos a estar más conscientes de nuestro cuerpo y de cómo estamos conectados a todo lo demás.

En Montevideo hay varios lugares a los que podemos recurrir en un intento de pasar un rato en contacto con la naturaleza, dejando atrás el ruido y el asfalto. Obviamente el primer lugar al que podemos ir es la playa, con esto no me re­fiero a ir a la rambla. La idea es bajar a la playa, alejarnos del sonido de los autos y pasar un momento atendiendo a lo que nos da la naturaleza. Allí podemos descalzarnos, caminar un poco por la orilla y sentir nuestros pies en contacto con la arena y el agua, o bien sentarnos en una roca, contemplar el horizonte y escuchar el ruido del mar.

inesrial_ferpectas_foto_1

Específi­camente hablando de espacios verdes, un lugar al que considero mágico es el Jardín Botánico de Montevideo. Un lugar ideal para alejarse del ruido de la ciudad y caminar entre una gran variedad de especies autóctonas. Un paseo que disfruto y me encanta hacer con mi hermana es una visita a cualquier vivero. Allí siempre se respira una atmósfera diferente. Otro paseo puede ser ir a cualquier parque, lo importante es estar atento y pendiente a lo que la naturaleza nos puede dar.

Otra manera de conectar con la naturaleza en nuestras vidas, y que voy a desarrollar en la próxima entrega, es rodearnos de plantas en nuestra casa. Plantar, regar, ver como las plantas crecen y cuidarlas es sumamente gratifi­cante y nos llena de energía.

Fotos: Inés Rial de FLORESTA estudio botánico.

PARA EL BLOG FERPECTAS  www.ferpectas.uy

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *